Publicado:
Tamaño letra:

APP para que el médico monitorice desde casa a niños enfermos del corazón

El hospital Vall d'Hebrón está ensayando un sistema que permite hacer electrocardiogramas con un teléfono móvil y enviarlos al doctor al instante.

AliveCor 000

Arlindo tiene dos meses y medio y en su cuarto día de vida le diagnosticaron una cardiopatía que le provoca fuertes taquicardias de manera esporádica. Desde hace algo más de un mes sus padres se las controlan desde casa a través de una app que mide la actividad de su corazón y realiza electrocardiogramas a los que tiene acceso su cardiólogo desde la consulta o cualquier otro lugar. Él y casi medio centenar de pacientes pediátricos catalanes e ingleses más forman parte de un programa piloto que estudia la utilidad del AliveCor, un sistema testado en adultos y que permite que los padres puedan monitorizar la actividad del corazón de sus hijos desde casa a través una app, un pequeño aparato (AliveCor) y un teléfono móvil. El ensayo se hace conjuntamente en los hospitales Vall d’Hebrón de Barcelona y Royal Brompton Hospital de Londres.

“El AliveCor permite hacer un diagnóstico de taquicardia antes de llegar al hospital”, resume para LaVanguardia.com Ferran Rosés, jefe del servicio de Cardiología Pediátrica del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona. Este especialista había iniciado en el Royal Brompton Hospital de Londres un programa piloto que estudia la utilidad del AliveCor –que ya se usa en adultos- en el diagnóstico y tratamiento de arritmias en edad pediátrica. Ahora este programa, que dirige Rosés, se ha extendido a pacientes del Vall Hebrón y ya son medio centenar los niños, catalanes e ingleses, que forman parte de la prueba piloto que se puso en marcha hace algo más de un año.

Diagnosticado con cuatro días de vida

Descargarse una app y tener un dispositivo móvil –además de disponer de un AliveCor que facilita el hospital- son los elementos necesarios para que los padres puedan monitorizar la actividad del corazón de sus hijos desde cualquier lugar y detectar posibles arritmias. Así lo hicieron los padres de Arlindo, un bebé de apenas dos meses y medio al que cuatro días después de nacer le detectaron una taquicardia supraventricular, una arritmia que aparece de manera imprevista. “Cuando estábamos en el hospital se llevaron a Arlindo para un control de peso y cuando me quise dar cuenta estaba en la UCI”, recuerda Carla Fonseca, la mamá del pequeño. A Arlindo se le había disparado el corazón a 280 pulsaciones por minuto (a partir de unas 200-220 se considera taquicardia), pasó la noche en la UCI del hospital en el que había nacido y sus padres pidieron el traslado al Vall d´Hebrón. Allí se le repitió la arritmia y ello permitió hacer el diagnostico: se fue a casa con dos fármacos y un AliveCor.

AliveCor versatile heart monitor

Al mes de vida volvió a repetírsele la arritmia y cuando, a los 10 minutos, Arlindo y sus padres llegaron al hospital, el departamento de Urgencias ya conocía su caso. Después de hacer la medición y comprobar que el corazón del pequeño se había disparado a los 278 latidos, habían enviado elelectrocardiogramaal doctor Rosés que “en dos minutos”, recuerda Carla, les respondió que su hijo necesitaba atención hospitalaria y que un equipo de Urgencias del Vall d’Hebrón estaba preparado para atender a Arlindo. La madre del pequeño, que solo tiene palabras de agradecimiento para el doctor por su pronta respuesta y su predisposición, asegura que el aparato “es muy útil y me da mucha tranquilidad en momentos en que no sé lo qué le pasa y quiero descartar que tenga taquicardia”, detalla. Asegura que este sistema le ha ayudado a “disminuir la ansiedad y me permite disfrutar más del niño”.

El jefe de Cardiología Pediátrica reconoce que uno de los puntos fuertes de este sistema demonitorizaciónes precisamente esta “tranquilidad” que da a los padres poder comprobar la actividad del corazón de sus hijos de forma rápida. El especialista también valora que este programa, destinado a pacientes de riesgo “muy pequeños o con arritmias muy comprometidas”, permite sincronizar equipos. Todos los electrocardiogramas, sean significativos o no, quedan registrados y posibilita que padres y facultativos tengan acceso rápido a esta información, resume Rosés. El facultativo valora positivamente que este aparato permite una monitorización al instante de forma no invasiva y sin pegatinas ya que antes se facilitaba a los padres un monitor enorme “incompatible con la vida”.

Para el cardiólogo, este sistema en pruebas puede ser también un ahorro sanitario, porque permite que sea el propio cardiólogo el que haga un primer diagnóstico a distancia y aconseje o no a los padres si deben dirigirse a urgencias.

Tres franjas de edad

El estudio del que forma parte Arlindo abarca pacientes con taquicardias supraventriculares en lactantes para los que se ofrece control y monitorización domiciliaria durante un año. En pacientes mayores se usa para el diagnóstico de todo tipo de arritmias, no solo taquicardias. Los pacientes están repartidos en tres grupos de edad: de 0 a 2 años, de 2 a 8 y de 8 a 12.

¿Qué es una taquicardia?

Una taquicardia es una “alteración eléctrica del corazón” que se caracteriza por un aumento normal de la frecuencia cardiaca, detalla el cardiólogo. Hay que tener en cuenta que los bebés tienen una frecuencia cardiaca más elevada que los adultos, pero “frecuencias por encima de los 200-220 bpm son anormales” y deberían ser estudiadas por un especialista.

LORENA FERRO - LA VANGUARDIA

AliveCor 001

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Conoce a Salud
Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter