Publicado:
Tamaño letra:

Cómo funciona el oído

Información médica cedida por Belén Eguinoa de San Román - Médico de Familia y Miguel Caballero Borrego - Otorrinonaringólogo.

Cómo funciona el oído

Desde que el sonido se produce hasta que alcanza nuestro cerebro, realiza un recorrido en el que cada paso es importante para evitar pérdidas auditivas de mayor o menor relevancia.

Cuando el sonido llega al oído sufre una serie de transformaciones hasta convertirse en el impulso eléctrico que llegará al cerebro.

El oído se divide en tres partes, cada una de las cuales tiene una función específica.

Estas partes se denominan:

  • Oído externo
  • Oído medio
  • Oído interno

Cómo funciona el oído

El oído externo es la parte visible. La constituyen el pabellón auricular y el conducto auditivo externo, por donde se canalizan las ondas sonoras hasta llegar al oído medio.

El oído medio contiene, en primer lugar, el tímpano, que es una membrana contra la que chocan las ondas sonoras. Detrás se halla una cadena de tres huesecillos auditivos (cadena osicular), llamados martillo, yunque y estribo. Son los encargados de transmitir estas ondas a través de la ventana oval, a la cóclea o caracol que se encuentra en el oído interno.

Para el correcto funcionamiento del oído medio es importante que haya una regulación de la presión del aire en su interior y esto se realiza a través de la trompa de Eustaquio que lo pone en comunicación con la parte posterior de la faringe.

Cuando baja la presión externa el aire se expande dentro del oído medio y la persona percibe una sensación de taponamiento (por ejemplo cuando se sube una montaña o al despegar un avión)
Las maniobras que favorecen la apertura de la trompa de Eustaquio permiten que el aire salga hacia la faringe, equilibrando las presiones a ambos lados del tímpano y haciendo desaparecer la molestia (por ejemplo cuando se produce masticación, deglución o bostezo)

El oído interno. El sonido llega a esta parte a través de la ventana oval. Dentro del caracol se encuentra el órgano de Corti que contiene las células sensoriales encargadas de transformar la vibración sonora en impulsos eléctricos. Estos impulsos nerviosos son conducidos por el nervio auditivo hasta los centros auditivos del tronco cerebral. Las células sensoriales que transformar las vibraciones en impulsos eléctricos, no son capaces de regenerarse cuando se lesionan, es decir, si se pierden son irrecuperables.

      Volver al menú El oído.

        Información cedida por:

        Cómo detectar la pérdida de audición en el niño

        Barcelona
        C/ Pau Claris 98
        Tel. 93 317 35 70
        Fax. 93 301 38 42
        Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
         
        Madrid
        C/ General Díaz Porlier, 16
        Tel. 91 521 78 79
        Fax. 91 523 15 93
        Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
         

         

        Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
        Conoce a Salud
        Encuentranos en Facebook
        Síguenos en Twitter