Publicado:
Tamaño letra:

Tipos de intolerancia alimentaria

520-intolerancia

- Liberación no alérgica de histamina

El organismo libera una sustancia llamada histamina como respuesta al consumo de ciertos alimentos como el marisco o las fresas. Los síntomas son muy similares a los de una alergia: dolor de cabeza, tumefacción, urticaria, vómitos y diarrea.

- Deficiencias del metabolismo

Hay veces que el organismo carece o presenta deficiencias en las enzimas responsables de la digestión alimentaria. Pueden entonces causar muchas clases de intolerancia alimentaria. Por ejemplo, una deficiencia de lactasa - la enzima responsable de la digestión de la leche- causa intolerancia a la leche.

Otro ejemplo lo constituye la enfermedad celíaca, que consiste en la intolerancia del intestino a la proteína del gluten Esta proteína se encuentra en determinados cereales como el trigo, la cebada, el centeno, el Kamet y la espelta . Los síntomas de la enfermedad celíaca se controlan siguiendo una dieta sin gluten.

- Efectos farmacológicos

Hay sustancias alimentarias que actúan como fármacos si se toman en grandes cantidades. Es el caso de la cafeína, que se encuentra en el té, el café, el chocolate y en refrescos de cola. Una gran ingesta de cafeína puede causar temblores, migraña y palpitaciones. Otras sustancias activas farmacológicas que se encuentran en los alimentos son la histamina, la tiramina, la triptamina y la serotonina, están presentes en alimentos como el vino tinto, el queso, el extracto de levadura, los aguacates y los plátanos. Las personas sensibles a estos alimentos pueden experimentar urticaria, rubor y dolor de cabeza.

- Intolerancia alimentaria de origen desconocido

Todavía se desconocen todas las características de muchos alimentos que pueden originar reacciones alérgicas. Recientemente se ha descubierto que los aditivos alimentarios, concretamente la tartracina y el benzoato sódico, pueden provocar urticaria, rinitis y asma. Y que las levaduras producen una serie de reacciones en determinadas personas, sobre todo alteraciones en la piel. 

Causas comunes de la intolerancia alimentaria

Las intolerancias alimentarias más comunes son provocadas por: la leche, huevos, nueces, pescado / marisco, trigo / harina, chocolate, colorantes artificiales, cerdo / panceta / beicon, pollo, tomate, fruta blanda, queso y levadura.

No siempre las intolerancias alimentarias están relacionadas con la carne y los productos derivados de la leche Pero de la lista anterior se deduce que las personas vegetarianas, y en concreto las veganas, padecerán menos intolerancias alimentarias porque han eliminado de su dieta muchas de las causas.

Síntomas

Entre los síntomas más comunes de la alergia aparecen:

  1. El asma
  2. Los síntomas gastrointestinales (nausea, vómitos y diarrea)
  3. Eczema, urticaria (ronchas)
  4. Rinorrea (fuerte obstrucción de la nariz)
  5. Angioedema (tumefacción de los vasos sanguíneos).
  6. Otros síntomas a largo plazo son la depresión, la ansiedad, la fatiga, la migraña, el insomnio y la hiperactividad en los niños. 

Tratamiento

El tratamiento de una alergia alimentaria genuina y una intolerancia alimentaria es a menudo similar porque algunas veces resulta difícil distinguirlas. Primero se debe diagnosticar la intolerancia alimentaria. El análisis debe realizarse con la supervisión de un médico, porque algunas reacciones a la intolerancia alimentaria pueden ser peligrosas.

La causa de la intolerancia a un alimento determinado es obvia cuando el efecto es inmediato después de ingerirlo. En este caso, el tratamiento será simplemente evitar ese alimento. Pero en la mayoría de los casos, el alimento sospechoso es más difícil de detectar. Anotar diariamente los alimentos ingeridos y los síntomas experimentados ayuda a detectar los alimentos que producen la intolerancia alimentaria. Otros factores pueden afectar los síntomas, como el tiempo, los ciclos menstruales y las relaciones difíciles. Se suelen aplicar las llamadas “dietas de exclusión”, que permiten detectar cuándo un alimento concreto puede ser el causante de la intolerancia alimentaria. Así, por ejemplo, la leche, el huevo o el trigo se pueden excluir de la dieta para observar si se produce una mejora de los síntomas.

Si el problema persiste, se puede iniciar otra dieta de exclusión más restrictiva que sólo incluye una serie limitada de alimentos que en muy raras ocasiones producen reacciones. Posteriormente se van introduciendo de manera muy gradual alimentos de prueba para ver si se produce una reacción. No se debe seguir ninguna dieta de exclusión si no se cuenta con supervisión nutricional. 

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Conoce a Salud
Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter