Publicado:
Tamaño letra:

Trastornos más frecuentes en la alimentación del bebé

Información médica cedida por laboratorios Ferrer.

Trastornos más frecuentes en la alimentación del bebé

 Estreñimiento

  • ¿Qué es?
  • Recomendaciones a observar

Cólicos

  • ¿Qué son?
  • Algunas recomendaciones

Diarrea

  • ¿Qué es?

La regurgitación

  • ¿Qué es?

Bebé insaciable

  • ¿Qué es?

Fiebre

  • ¿Qué es?
  • Diferentes tipos de termómetros

Alergias

  • ¿Qué son?

Cualquier hecho que altere el funcionamiento normal del aparato digestivo da origen a los trastornos más comunes presentados en detalle más arriba

La mayoría de los problemas estomacales e intestinales en niños pequeños no son de gravedad, por lo que suelen solucionarse espontáneamente o gracias a cambios en los hábitos alimenticios; sin embargo, es importante conocerlos para que reciban la atención adecuada y no interfieran en su desarrollo.

El crecimiento infantil se relaciona estrechamente con la nutrición, ya que la leche materna y los primeros alimentos sólidos (frutas y verduras) se encargan de proporcionar vitaminas, minerales, proteínas y energía que se requieren para la formación de tejidos, órganos, huesos y hormonas. Por ello, es importante vigilar el buen funcionamiento del sistema digestivo en los primeros meses o años de vida, pues de ello dependerá que el infante cuente con la "materia prima" que le permita desarrollar sus funciones mentales y físicas.

Aunque los problemas digestivos durante la lactancia e infancia son muy comunes y casi siempre se experimentan en forma ocasional, hay que decir que requieren la atención de padres y pediatras para observar su evolución, dar atención adecuada cuando se requiera y así descartar serias repercusiones como desnutrición, talla y peso inferiores a los esperados e, incluso, problemas respiratorios.

Así, es importante que los progenitores tengan conocimiento de los factores que intervienen en el surgimiento de los trastornos más comunes, como regurgitaciones, cólicos, diarrea y estreñimiento, a fin de saber cómo actuar ante cada uno de ellos. Así, a continuación presentamos una explicación más detallada, no sin antes recordar cómo ocurre el proceso de digestión en condiciones normales.

Funcionamiento habitual

El aparato o sistema digestivo es el encargado de recibir los alimentos, fraccionarlos en sus componentes esenciales, absorber los nutrientes para incorporarlos al flujo sanguíneo y eliminar los restos no digeribles. Todo este proceso tiene la finalidad de proveer al organismo de elementos necesarios para formar y nutrir a las células y proporcionar energía.

Este conjunto está formado por el tracto gastrointestinal, que a su vez está integrado por boca, garganta, esófago, estómago, intestino delgado, intestino grueso (colon), recto y ano, así como por algunos otros órganos encargados de secretar sustancias útiles para la digestión, como páncreas, hígado, glándulas salivales y vesícula biliar. Un sistema digestivo saludable procesa la comida a través de los siguientes pasos:

Primero se ingieren los alimentos a través de la boca, que también se encarga de masticar (cuando ya hay dientes), agregar saliva y deglutir, es decir, tragar el bocado. Todos estos actos son controlados concientemente

A continuación, la comida pasa al esófago, que es un tubo que se conecta con el estómago; precisamente en esta unión cuenta con un anillo de músculos que funciona como "válvula" (esfínter esofágico inferior) para evitar que el alimento regrese.

El estómago se encarga de generar sustancias especializadas (enzimas y ácido clorhídrico) para mezclarlas con los alimentos, a fin de que éstos se fraccionen en moléculas y queden libres de buen número de microorganismos.

Al concluir, el estómago vacía su contenido hacia el intestino delgado, donde se agregan jugos del páncreas e hígado que facilitan su aprovechamiento. La paredes de esta parte del tracto también absorben nutrientes y los incorporan a la sangre.

La comida pasa al intestino grueso, donde principalmente se obtienen agua y minerales. Además, es aquí donde se encuentra la mayoría de las bacterias que ayudan a los procesos digestivos, conocidas como flora intestinal.

Finalmente, los productos de desecho y las células más viejas que se desprenden de las paredes del tracto gastrointestinal se desechan a través del recto y ano.

Volver a Nutrición para hijos.

Información médica cedida por:

Tu BEBÉ ha nacido

"Nos mueve la vida"

Ferrer Internacional (Oficinas)
Laboratorios Novag
Laboratorios Robert
Tarbis Farma
Edifici L'illa
Diagonal, 549, 5ª planta
E-08029 Barcelona
Tel.: +34 93 600 37 00
Fax: +34 93 490 70 78
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Conoce a Salud
Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter