Publicado:
Tamaño letra:

¡No soy una supermamá! #assholeparents

Proliferan las webs, los libros y los perfiles en redes sociales que afrontan la maternidad de manera irreverente y llena de ironía.

assholeparents 004

Laura Baena confiesa que una de las cosas que desea los fines de semana es "que llegue el lunes para poder descansar". De hecho, tiene otros deseos secretos, como poderse depilar las dos piernas en el mismo día. Son deseos que hasta hace muy poco eran inconfesables por que la imagen de la madre era la de una mujer casi perfecta que podía con todo. "Ahora esto se ha acabado", dice Baena, que a principios de 2014 creó el Club de las Malas Madres, que se articula con una web y una presencia muy activa en las redes social, donde cuenta con miles de seguidores, sobre todo mujeres, que comparten sus vivencias como madres imperfectos, se desahoguen y encuentran apoyo en otras mujeres en la misma situación. "Tenemos claro que no somos supermujeres, sabemos que no llegamos a todo y no queremos martirizarnos", destaca Baena, que cree que el concepto de maternidad ha cambiado mucho. "La visión azucarada de la maternidad que nos han intentado transmitir choca con la realidad -dice-. No somos peores madres por no saber coser un botón o freír unas croquetas. Desde nuestro club luchamos contra los patrones establecidos, y eso hace que muchas mujeres se identifiquen con nosotras y hayan salido del armario. Había una gran necesidad de sacudirse esta presión social de encima, y ​​esto se ve reflejado en el club a diario".

Este análisis sobre los cambios en la maternidad lo comparte Beatriz Revelles, profesora de la UOC. "El perfil de madre ha cambiado mucho en los últimos años. Por una parte, por factores socioculturales, como que las madres trabajan, tienen responsabilidades laborales y muchas inquietudes, y, por otra, por factores socioeconómicos como que se tienen menos hijos y que ambos padres trabajan a jornada completa. Sin embargo, la crianza de los hijos aún recae sobre todo en las madres, que deben ser Supermadres, supertrabajadoras, súper en todo ... Una exigencia que crea mucha presión y estrés", explica.

 assholeparents 005

Compartir vivencias

La escritora y periodista Anna Manso, autora del libro La peor madre del mundo. El manual (Columna), también cree que es "muy importante compartir las vivencias de las madres". Ella, que escribe cada sábado una columna en el suplemento Criaturas, bajo el epígrafe La peor madre del mundo, confiesa que se ve así. "Soy una madre imperfecta y reivindico esta imperfección. Reivindico que tiramos de congelados y que no pasa nada", dice. Manso reconoce que sobre las madres hay mucha presión "externa e interna, porque nosotros también nos exigimos mucho, y eso lo complica todo". Por eso cree que es muy necesario "desdramatizar" esta experiencia vital y "compartirla", que es lo que hace ella en su libro, en sus artículos y en el programa Para todos, de La 2, y lo que hará este verano con una sección en el programa de las tardes de RAC1. "Creo que compartir es fundamental, porque los parques infantiles se dicen muchas mentiras. Hay cuatro que les sale todo bien y tienen el discurso monopolizado, y eso no puede ser. Es necesario que nos vayamos desacomplejando y que aceptemos que ser madre o padre no se corresponde con la imagen idílica que nos habían vendido, hay días en que uno no sabe ni cómo hacerlo -confiesa-, por lo que sólo hay que contar la verdad, nada más ".

En la misma línea, Laura Baena explica los motivos por los que creó el Club de las Malas Madres. "Cuando me incorporé al trabajo después de tener mi primera hija empecé a vivir en primera persona las dificultades para conciliar y poder llevar a cabo mi vida personal, laboral y familiar. Me di cuenta que no llegaba a todo y abrí una cuenta en Twitter donde explicaba todas las anécdotas que provocaba la imposibilidad de conciliar. En la red pude desahogarse, y encontré el apoyo de otras malas madres que se sentían como yo. El club se convirtió en una comunidad emocional donde desmitificamos la maternidad y nos reíamos de nosotras mismo". Para Baena, que ahora acaba de publicar el libro Soy buena Malamadre (Lunwerg), que se presenta como el libro de cabecera de una nueva generación de mujeres, "es más fácil sincerarse a la red que con tu vecina; es más fácil encontrar complicidad y cero presión". Este es precisamente el motivo del éxito de esta iniciativa y otras similares que proliferan, sobre todo en EEUU, alrededor de la maternidad, según explica Beatriz Revelles. "La red, a pesar de ser pública, te ofrece un cierto anonimato y la tranquilidad de estar rodeada de gente como tú, que tiene los mismos problemas que tú y que, por tanto, no te juzgará, como sí te puede pasar con una vecina, una tía o una madre de la escuela". Para Revelles, la clave del éxito de estas plataformas digitales es "el gran sentimiento de culpa que tienen las madres por no ser perfectas". "Las madres pueden compartir su historia, sus secretos, sus miedos ... sin que las juzguen o critiquen. En las redes se liberan de las culpas y combaten la soledad, y eso es muy sano y muy beneficioso".

 assholeparents 006

'Asshole parents'

Una de las últimas iniciativas que está triunfando en las redes es la cuenta de Instagram Assholeparents, creado por la bloguera estadounidense Kristen Howerton. Durante dos años esta escritora y madre de cuatro hijos se dedicó a colgar en las redes, bajo esta etiqueta, las rabietas de sus pequeños, enfadados por motivos como "comprar unos zapatos que no tenían lucecita" o "servir una comida en un plato rosa, con un vaso rosa pero con un tenedor amarillo". Howerton vio como de pronto cientos de padres empezaban a compartir imágenes de sus hijos bajo la etiqueta #assholeparents y decidió crear una cuenta en Instagram, que tiene casi 200.000 seguidores. Allí podemos ver niños enfadadísimos porque sus padres les quitan una piruleta para que no se ahoguen, no les dejan jugar con la basura, les hacen compartir las golosinas o no les dejan comer plastilina.

¿Pero qué pasará con todas estas iniciativas en la red? ¿Como evolucionarán? La respuesta no està clara. Para Beatriz Revelles es probable que algunas de estas comunidades avancen hacia contactos reales, para fomentar aún más la ayuda y el soporte. Otros encontrarán traducción en formatos más tradicionales como los libros o el merchandising, como es el caso del Club de las Malas Madres, que ya tienen camisetas con sus eslóganes estampados. Cualquiera que sea el futuro, Revelles ve el fenómeno ahora mismo con buenos ojos. "Es beneficioso y sano, ayuda muchas madres a liberarse de la culpa". Bienvenidas, pues, madres imperfectas.

 assholeparents 007

54 minutos de tiempo libre al día

Las madres tienen a su disposición 54 minutos al día de tiempo libre. Tiempo que no están trabajando, ni teniendo cuidado de los hijos ni ocupándose de las tareas domésticas. Es una de las primeras conclusiones de la encuesta Concilia13F, organizada por el Club de las Malas Madres, que quiere hacer un retrato de la situación de la conciliación en el Estado. Otra de las conclusiones es que más de la mitad de las encuestadas -un 51% - han tenido experiencias negativas en el trabajo debido a su maternidad, y un 35% de las que trabajan por cuenta ajena deciden hacerlo a jornada parcial para poder dedicar más tiempo a la familia. En cuanto a la satisfacción con la organización horaria, la califican con un 3,9 sobre 10.

 assholeparents 001

¿Y los padres, qué papel juegan?

Muchos de los blogs, las webs o los perfiles en las redes hablan sólo de maternidad y excluyen los padres y todo lo que hace referencia a la paternidad. La escritora y periodista Anna Manso no lo ve con buenos ojos. Manso afirma: "Nos tenemos que dirigir a los padres, siempre, porque ellos también asumen la paternidad, sufren y son imperfectos como nosotras y también quieren sentir experiencias como sus porque eso les ayuda". En el Club de las Malas Madres, en cambio, todo se dirige más hacia las mujeres. Para Laura Baena, la creadora del club, los hombres "son buenos padres", pero añade: "No saben combinar los colores, no cocinan pero lo intentan y por la noche están sordos como una tapia". Pero la realidad es que los padres también quieren decir la suya y por eso están proliferando algunos blogs donde ellos explican sus experiencias en primera persona. Uno de estos es Vadepares.cat, donde cinco hombres vierten reflexiones llenas de humor y ternura sobre lo que significa ser padres. Otro es el blog de Enrique Bastardas, personitas Creativas, o el de Carlos Escudero, Un Padre como Darth Vader, el portal Criaturas, donde cuentan, siempre con un punto de ironía, las vicisitudes de los padres de hoy en día.

THAÏS GUTIÉRREZ – ARA

assholeparents 000

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Conoce a Salud
Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter