Publicado:
Tamaño letra:

Diez errores que las mamás primerizas cometen en Navidad

Con el estrés y la emoción de estas fiestas, es posible que olvidemos ciertas medidas para cuidar la salud e integridad de los más pequeños

navidad-ninos 01

La frase que habla sobre que nadie aprende en cabeza ajena, además de estar cargada de sabiduría legendaria, nos deja una gran enseñanza: vale la pena aprender de las experiencias de otros. Y es que cuando somos mamás primerizas es común formar parte de ese selecto grupo que repite errores generación tras generación. Aquí los 10 más frecuentes en esta temporada navideña que podemos evitar:

1. Hay cocteles que tienen colores fascinantes, así como bebidas que tienen aromas atractivos, ¿quién se puede resistir al aroma de una taza de ponche? Nadie, así que evitemos dejar bebidas alcohólicas de este tipo, así como copas de vino, entre otras, a la mano de los pequeños. Es común que los chicos den un trago al vaso de sus padres, tíos, abuelos, así que dejemos lejos de las manitas curiosas este tipo de bebidas.

2. La comilona de dulces es casi un clásico de estos días, hay que estar al pendiente sobre aquello que los niños recolecten de las piñatas, así como de la cantidad de caramelos o chocolates que toman de los recipientes que, en estas fiestas, es común estén llenos y a la mano.

3. ¿Cuántas horas podemos pasar en la cocina para preparar los platillos? La respuesta es muchas, y sin importar lo esmeradas que estemos en el menú navideño, hay que contemplar el alimento que puedan consumir los críos para el desayuno, comida y cena de esos días en los que no tenemos cabeza más que para el horno y la estufa. Así los chicos no sufrirán hambre ni tampoco buscarán con desesperación las golosinas para calmarla.

4. Durante las fiestas es común que la temperatura dentro de los lugares en los que celebramos sea cálida, por lo que al salir a la calle, el cambio de clima puede ser tremendo para los niños y lo frecuente es que se enfermen. Antes de abandonar el lugar, hay que asegurarnos de que están bien abrigados, sin importar que en ese momento tengan o no frío.

5. Andar con ojeras por el desvelo que ocasionan las celebraciones es frecuente entre los adultos, pero los chicos no deben padecerlas, por lo que debemos de ser respetuosas de sus horarios de descanso y número de horas de sueño, en especial en el caso de los bebés y niños muy pequeños. El sueño es igual de importante para su bienestar que el alimento.

6. Los adornos navideños en casa son quizá la parte favorita de muchos, y todo estará maravilloso siempre y cuando sea adecuado en relación a la edad de los pequeños en casa. Toma en cuenta que les van a llamar la atención y querrán tocarlos, abrazarlos, incluso si son bebés, buscarán llevárselos a la boca. Asegurémonos que los adornos no representen algún peligro para los críos.

7. Si no pasaremos las fiestas en casa, seguramente antes de salir estaremos muy guapas y arregladas, con los regalos y los platillos listos, ¿y la pañalera? No hay que olvidar llevarla preparada con todo aquello que utilizamos comúnmente, además de la pijama, una chamarra y el alimento de los críos.

8. Los moños, las cajas, los listones y las bolsas de regalo suelen ser atractivas por sus colores y texturas, así que debemos de quitar la basura antes de que los pequeños quieran jugar con ellos: suelen ser tóxicos y prenden fuego fácilmente.

9. Por ninguna razón hay que quitar la sillita especial en el auto, si va lleno de personas, lo mejor será organizarnos de otra manera en nombre de la seguridad de todos, ya que en caso de accidente, lo que hará la diferencia es la silla que fue diseñada especialmente para los bebés.

10. La famosa Ley de Murphy ocurre: revisemos que nuestro móvil tenga batería, que contenga los teléfonos de contacto del médico pediatra que atiende a los críos, así como el de algún hospital o centro de salud cercano.

Conchita Becerril - El Diario

navidad-bebe

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Conoce a Salud
Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter